Vaginosis en el embarazo: síntomas y métodos de tratamiento

0
8
Vaginosis en el embarazo: síntomas y métodos de tratamiento
Vaginosis en el embarazo: síntomas y métodos de tratamiento

Hasta hace poco, esta patología se consideraba una infección genital, pero hoy en día los expertos tienen un punto de vista diferente. Consideran que la vaginosis no es una enfermedad, sino una cierta condición patológica, en un contexto en el que se desarrollan otras enfermedades ginecológicas.

Esto sucede como resultado de una violación de la microflora normal de la vagina. El número de bacterias del ácido láctico se reduce significativamente, lo que contribuye a la activación de otra microflora condicionalmente patógena. En este contexto, y desarrolla vaginosis, que es una violación del equilibrio de microorganismos beneficiosos y dañinos, por lo que la enfermedad a menudo se llama disbiosis vaginal.

Causas y síntomas de la vaginosis bacteriana.

El peligro reside en el curso oculto de la enfermedad hasta el inicio del embarazo. Una mujer puede sufrir durante años con esta dolencia sin siquiera saberlo, y solo durante la realización del feto aparecen los primeros signos de patología. El desarrollo de la vaginosis se produce en los siguientes casos:

  • En ausencia de ITS (infecciones de transmisión sexual). En tales situaciones, las mujeres generalmente detectan otras enfermedades que desencadenan el desarrollo de la vaginosis. Por ejemplo, hipotiroidismo, diabetes y otros.
  • En el fondo de una enfermedad venérea. Al mismo tiempo, los signos de infección genital pueden ser mínimos o estar ausentes por completo.

Sin embargo, en este mismo momento el cuerpo de la mujer es más susceptible a diversas patologías infecciosas y exacerbaciones de enfermedades crónicas. Durante el embarazo, la actividad de defensa inmune del cuerpo disminuye. Esto se debe a la necesidad de preservar la mitad de un cuerpo extraño y asegurar su crecimiento y desarrollo exitosos en el cuerpo de la madre.

En el contexto de la reducción de la inmunidad, hay una reducción en la vagina del número de varillas de Doderlein, que regulan el equilibrio de la microflora y también proporcionan protección contra patologías infecciosas. En este sentido, algunas mujeres en el período de gestación muestran signos de vaginosis bacteriana o candidiasis. Pero al mismo tiempo es imposible excluir el desarrollo de la enfermedad venérea latente.

Cuando se planifica el embarazo, es muy importante llevar estas enfermedades a un estado compensado, de lo contrario, el cuerpo tendrá dificultades para luchar contra las exacerbaciones, al estar en condiciones de mayor estrés.

Además, el desarrollo de vaginosis durante el embarazo puede desencadenar los siguientes factores:

  • Enfermedades crónicas de los órganos endocrinos y urinarios, intestinos y otras enfermedades . Con mayor frecuencia, la vaginosis bacteriana se desarrolla en el contexto de enfermedades como el hipotiroidismo (disfunción de la glándula tiroides), diabetes, cambios patológicos en el trabajo de la corteza suprarrenal, sobrepeso y obesidad, y algunos otros.
  • Higiene excesiva de los genitales femeninos . Al mismo tiempo, los microorganismos beneficiosos simplemente se lavan.
  • Sexo indiscriminado , así como diversos tipos de relaciones sexuales no tradicionales (sexo anal, oral, etc.). La microflora patógena de estas áreas ingresa a la vagina, causando una alteración del equilibrio bacteriano presente allí.
  • Agentes antibacterianos . Si durante el período de gestación del feto, a las mujeres se les recetan medicamentos similares, también puede provocar cambios en la microflora de la vagina. Como resultado, se produce vaginosis bacteriana o candidiasis. Por lo tanto, para prevenir que el médico, junto con los antibióticos, prescriba medicamentos para mantener la flora normal.
  • Patología del cérvix – ectopia, erosión, etc.
  • El uso regular de ropa sintética .
  • La omisión de las paredes vaginales (incluso menores). En el estado normal, los labios menores cubren la entrada a la vagina, lo que representa un tipo de barrera. El prolapso de la pared de la vagina viola esta protección y promueve la penetración de microorganismos extraños en el interior, lo que provoca el desarrollo de patología.
  • Aceptación de fármacos hormonales y antifúngicos .
  • Trastornos de antecedentes hormonales después del parto, aborto, durante las fallas del ciclo menstrual y la pubertad.
  • El uso combinado de espirales y anticoncepción oral .
  • Estrés constante, abrupto cambio climático .
  • Manifestaciones de las alergias .
  • El uso de productos de higiene íntima antimicrobianos que contienen triclosan , así como duchas vaginales, soluciones de soda y antisépticos.
  • Embarazo , especialmente complicado.

Los síntomas

Según las estadísticas, alrededor del 50% de las mujeres con vaginosis no sienten sus manifestaciones, lo que dificulta el diagnóstico y el tratamiento adicional. Debe visitar a un ginecólogo cuando se encuentren los siguientes síntomas:

  • Descarga con un olor agrio similar al pescado, que aumenta después de la relación sexual, es decir, después del contacto con espermatozoides.
  • Dolor durante el contacto sexual y la micción.
  • Prurito, que se manifiesta principalmente por la noche y por la noche, y peor después de un baño caliente o de una relación sexual.
  • Dolor en la parte inferior del abdomen en ausencia de hipertonicidad del útero y otros procesos inflamatorios en la región pélvica.
  • Descarga abundante de consistencia viscosa y pegajosa, con un tono gris o blanco. Cuando la enfermedad está en curso, las secreciones pueden cambiar de color a verde o amarillo.

Diagnóstico de vaginosis durante el embarazo.

Una mujer embarazada debe recibir una copia de seguridad y un frotis para detectar la microflora patógena. Además, la lista de medidas de diagnóstico incluye diagnósticos de PCR, que permiten detectar patologías incluso en ausencia de síntomas característicos.

La presencia de disbiosis está determinada por los siguientes indicadores:

  • La presencia de Gardnerell, que necesariamente aumentará su crecimiento cuando comience la vaginosis;
  • reduciendo el número de microorganismos de ácido láctico;
  • la presencia de células clave transportadas por bacterias patógenas;
  • Alto contenido de álcali en la vagina.

Además, cada futura madre debe realizar regularmente pruebas sobre la acidez de la orina y la fuga de líquido amniótico en el hogar y, si se detectan irregularidades menores, contacte de inmediato con un ginecólogo para recibir el tratamiento adecuado.

No ignore las manifestaciones de la vaginosis, ya que amenaza la salud del feto y complica el curso del embarazo.

Posibles complicaciones

La vaginosis en sí misma no es una patología peligrosa, sin embargo, las enfermedades que se desarrollan en el fondo representan una gran amenaza. Después de todo, los microorganismos patógenos se multiplican lo suficientemente rápido, como resultado del desarrollo de enfermedades como ureaplasmosis, micoplasmosis, gardnerellosis, estreptococos y estafilococos y otras patologías, según el tipo de patógeno.

Todas estas bacterias se caracterizan por efectos agresivos en las membranas amnióticas, lo que conduce a la infección del feto y la fuga de agua. Las consecuencias se pueden expresar en el deterioro del flujo sanguíneo vascular de la placenta, el deterioro del desarrollo fetal, la hipoxia intrauterina, el bajo peso del futuro bebé y, después de su nacimiento, se observan problemas en el funcionamiento del sistema nervioso, órganos respiratorios, patologías de la piel.

Además, los patógenos en el tracto genital femenino producen enzimas muy similares a las que produce el amnios antes del inicio del proceso de parto. La presencia de tales enzimas indica la preparación del feto, el cuello uterino y el útero para el parto, por lo que la presencia de vaginosis bacteriana puede desencadenar un nacimiento prematuro de un niño.

Según los expertos, los pacientes con un desequilibrio de la microflora de la vagina, la mayoría de las veces sufren de enfermedades de transmisión sexual, más difíciles de soportar el embarazo y el parto. Son más susceptibles al desarrollo de procesos inflamatorios posparto en el tórax y los genitales.

Tratamiento de la vaginosis bacteriana

La terapia temprana debe ser especialmente benigna para no dañar al feto en desarrollo.

El primer trimestre del embarazo es el más difícil, ya que muchos medicamentos durante este período están contraindicados.

En primer lugar, revelan la enfermedad subyacente, contra la cual apareció la vaginosis. Si se trata de una función intestinal dañada, es necesario controlar cuidadosamente la dieta, las heces y el tratamiento adecuado de una enfermedad crónica. En caso de diabetes mellitus: para aumentar el control sobre el nivel de glucosa en la sangre.

En segundo lugar, en este momento solo se utilizan preparaciones tópicas. Estos son principalmente comprimidos vaginales, supositorios y cápsulas. En condiciones estacionarias es posible usar bandejas con clorhexidina, peróxido de hidrógeno y otros medios seguros.

El tratamiento trimestral de la vaginosis implica el uso de los siguientes medicamentos:

  • Velas, que se basan en yodo – Betadine, Povidone-yodo y otros.
  • Supositorios a base de clorhexidina – Hexicon.

A partir del segundo trimestre, se permite el uso de medicamentos a base de metronidazol.

Si el tratamiento no da resultados, así como la detección de una coinfección, el tratamiento se complementa con agentes antimicóticos y antibióticos. Los siguientes medicamentos se recetan con mayor frecuencia para esto:

  • Comprimidos de ampicilina, josamicina, azitromicina y otros.
  • Supositorios Pimafutsin, Tynezol, diseñados para combatir el hongo.

Además, se recetan medicamentos para normalizar el estado general de la microflora intestinal y la vagina. Estos pueden ser medicamentos tales como Lactozinal, Bioflor, Acilact, Vaginorm y otros.

Si se detecta una enfermedad de transmisión sexual, la pareja sexual también debe recibir tratamiento profiláctico.

¿Es posible quedar embarazada con vaginosis?

Este es un tema bastante controvertido. La posibilidad de concepción está determinada principalmente por las características individuales del organismo. Por un lado, hay muchos casos de fertilización exitosa y sin impedimentos, incluso en presencia de vaginosis.

Por otro lado, la violación de la acidez de la vagina y la aparición de bacterias dañinas pueden causar la muerte de la mayoría de los espermatozoides, lo que complica significativamente la concepción.

Las complicaciones causadas por la vaginosis bacteriana pueden provocar el desarrollo de patologías más graves, incluida la infertilidad.

La concepción durante la vaginosis es posible, pero todavía es mejor tratar la enfermedad y luego planificar el embarazo. Esto evitará muchos problemas durante la gestación, incluida su infección intrauterina.

Prevención

No siempre es posible prevenir el desarrollo de disbacteriosis vaginal durante el embarazo, por lo tanto, es muy importante detectarla y comenzar el tratamiento a tiempo. Hay varias recomendaciones, entre las que se encuentran las siguientes:

  • La implementación del monitoreo continuo del tracto gastrointestinal, el uso de grandes cantidades de frutas y verduras, comidas menos rápidas, dulces y otros alimentos chatarra.
  • Al planificar un embarazo debe someterse a un examen completo en la clínica local.
  • Si en el curso del tratamiento se prescriben agentes serios (por ejemplo, antibacterianos), se evita la disbiosis.
  • Se recomienda el uso de lencería a partir de telas naturales, ya que muchas bacterias dañinas mueren en contacto con el aire.
  • Es útil utilizar todos los métodos disponibles para mejorar la protección inmunológica durante el embarazo.

Si cumple con todas las recomendaciones para el tratamiento y la prevención de la vaginosis bacteriana, su embarazo continuará sin ninguna complicación y terminará con el nacimiento de un bebé sano y tan esperado.

Deja un comentario