Cómo convertirse en un buen padre

0
7
Cómo convertirse en un buen padre
Cómo convertirse en un buen padre

¡Trabaja en equipo! Los padres modernos están mucho más involucrados en la crianza de un hijo que antes. Pero, ¿tú y tu novia discutieron cómo se distribuirían realmente las responsabilidades? Tómese tiempo para hablar sobre el cuidado infantil, la alimentación nocturna, el sueño y otros cambios que se esperan en su vida.

Jugador de equipo

Seguramente usted, como la mayoría de los padres modernos, desea participar en la crianza de los niños tanto como sea posible. Pero, ¿tuvo tiempo para sentarse y discutir sus pensamientos sobre la paternidad, los planes y su comprensión de lo que significa ser un «buen padre»? ¿Compartirás la responsabilidad de cambiar pañales? ¿Ayudarás con la alimentación? ¿Qué hay de la separación entre las noches sin dormir? En la etapa del embarazo, cuando su esposa o niña ya se siente mejor y con más energía, es hora de discutir todos estos temas y desarrollar planes conjuntos para la crianza de los hijos. Siéntense juntos y comparen sus expectativas sobre lo que cambiará después de que nazca el bebé. Incluya en el plan el apoyo que puede brindarle durante las primeras semanas más difíciles, y pregunta sobre su visión de la crianza de los hijos y tu papel como padre. Cualquier desacuerdo (y lo más probable es que lo sea), por ejemplo, sobre lo que significa para usted el concepto de «buen padre», es mejor resolverlo lo antes posible. No deje esta conversación al final del embarazo cuando su novia se sienta cansada y agotada.

Planear con anticipación

Tómese un tiempo y piense en cómo será su vida después de la aparición del niño, intente presentar los cambios después de la reposición, discuta los planes de crianza y la división de responsabilidades en la familia. Adquiera el hábito de ayudar más en el hogar, ayude a prepararse y haga otras tareas domésticas, esto también es responsabilidad del padre. Ofrezca su ayuda en casos que le den a la niña más inconvenientes que de costumbre (comprar productos por una semana o llevar cuentas de la casa). Este no solo es un buen hábito para el futuro, sino que esta actitud también confirma sus serias intenciones de convertirse en un buen padre. Recuerda que la maternidad ya ha afectado su forma de vida habitual. Y a pesar del hecho de que no puedes entender completamente sus sentimientos, al escuchar sus necesidades cambiantes, te acercas más a ella y juntas dan un paso hacia adelante.

Deja un comentario